Vacuna contra la tos ferina, desde los 2 meses y evita la tos convulsiva.
Av. Javier Prado Oeste 1465 – San Isidro (Centro Médico Las Palmeras)

Vacuna contra la tos ferina para bebés y embarazadas

La vacuna contra la tos ferina puede ser aplicada a embarazadas entre la semana 28 y 36.

La vacuna contra la tos ferina es un medicamento indispensable para resguardar la salud de los lactantes en sus primeros meses de vida.

La tos ferina o convulsiva como es conocida, es una enfermedad causada por la bacteria Bordetella pertussis. Genera tos crónica y en bebés puede ser sumamente peligrosa e incluso, mortal.

Se contagia a través del aire o por contacto directo con personas infectadas. Por tos o estornudos. La bacteria afecta el aparato respiratorio: pulmones y vías respiratorias, en adultos puede ser leve. En bebés desde los 0 a 6 meses tiende a ser grave. Más aún en aquellos que no han inician el calendario de vacunación.

Síntomas de la tos ferina

Los síntomas de la tos ferina o convulsiva varían según la edad y antecedentes de la vacunación. Es decir, la tos ferina no sucede igual en aquellos vacunados que en los que no han recibido la vacuna. En vacunados suele ser más leve y menos grave.

Al comienzo de la enfermedad, los síntomas se asemejan a un resfrío: malestar, tos y congestión nasal. A medida que avanzan los días, tiende a complicarse y generar una tos persistente con un sonido característico, que puede durar varios meses.

Bebés con tos ferina:

Los lactantes reciben la primera dosis de la vacuna contra la tos ferina a los 2 meses. Es decir, desde los 0 hasta 2 meses están expuestos a contraer la enfermedad y desarrollar graves consecuencias. Tales como: neumonía (infección pulmonar), convulsiones o daño cerebral. Entre otros. Por ello, se recomienda que las embarazadas se vacunen contra la tos ferina.

La vacuna contra la tos ferina en embarazadas:

Desde hace unos años, la CDC y otros Organismos de la salud recomiendan a las gestantes recibir la vacuna DPTa, (Difteria, pertussis, tétanos) con intención de proteger al bebé que viene en camino.

La vacuna contra la tos ferina en embarazadas ofrece protección al feto, ya que la madre es capaz de pasarle, a través del cordón umbilical, los anticuerpos maternos contra la tos ferina.

¿Qué quiere decir esto?  Que el bebé recibe cierta protección contra la bacteria de la tos ferina, lo cual puede evitar el contagio de la enfermedad.

Los estudios realizados, indican que la mejor época para que las embarazadas reciban la vacuna. Es entre la semana 28 y 36 del embarazo. De esta manera se garantiza que el niño reciba la información necesaria y logre desarrollar la protección contra la bacteria. Se estima que un adulto vacunado protege 85.2% de contagiar al lactacte. Es importante mencionar, que con esto el bebé no queda libre de infección. El recién nacido deberá recibir su propia vacuna contra la tos ferina a los 2 meses.

¿Si cumpliste el calendario de vacunación en tu niñez, necesitas vacunarte de nuevo al estar embarazada?

Si, ya que mientras las personas se hacen adultas, van perdiendo la protección que adquirieron al ser vacunados durante la infancia. Por otro lado, los que hayan sufrido de tos ferina deben vacunarse para evitar que la enfermedad se vuelva a presentar. Ya que haber tenido una vez tos ferina, no ofrece inmunidad de por vida. Es decir, se puede volver a infectar y contagiar.

También se recomienda que el padre, abuelos o cuidadores del lactante se vacunen para obtener un 72% de protección contra la tos ferina. Lo que quiere decir, que se reducen las posibilidades del contagio al rededor del recién nacido.

Vacuna contra la tos ferina

En el calendario de vacunación MINSA, se indica que todos los bebés deben recibir la vacuna contra la tos ferina a los 2 meses. Normalmente se aplica en la vacuna pentavalente que protege contra la Difteria, Pertussis (tos ferina), Tétanos, Hib y Hepatitis B.

Sin embargo, la composición de la vacuna pentavalente incluye células completas de la bacteria Bordetella pertussis que produce la tos ferina. Esto hace que se presenten reacciones post vacunación. Tales como: fiebre, dolor en la zona donde se aplicó la vacuna, hinchazón o enrojecimiento. Sin mencionar los llantos prolongados y las alteraciones en las rutinas.

Lo ideal es escoger una vacuna que no tenga células completas de los virus o bacterias que la compongan. De esta manera se reducen al mínimo las posibles reacciones adversas.

Vacuna a-celular Hexavalente 6 en 1

La vacuna hexavalente 6 en 1, es una vacuna nueva hecha con pequeños fragmentos de la bacteria Bordetella pertussis (tos ferina). Lo que quiere decir, que reduce al mínimo las reacciones post vacunación. Hasta el punto de eliminarlas completamente. Todo depende del organismo del peque.

Otro beneficio de la vacuna Hexavalente, es que protege contra las enfermedades: Difteria, Pertussis, Tétanos, Polio, Hib y Hepatitis B. Es decir, agrupa la Pentavalente y Polio en un solo inyectable.

Indistintamente de qué esquema de vacunación elijas seguir, la vacuna requiere de refuerzos para garantizar la protección.

Calendario de vacunación:

Vacuna hexavalente a los 2 meses, refuerzos a los 4, 6 y 18 meses. Tanto la vacuna pentavalente como Hexavalente, cumplen este esquema de vacunación.

¿Qué debo saber de la vacuna contra la tos ferina?

Todos los bebés, sin excepción deben recibir las vacunas que se indican el calendario del niño sano. La tos ferina en bebés no vacunados puede ser mortal y generalmente son los padres o núcleo familiar cercano quienes contagian al bebé en sus primeros días de nacido. Incluso un estudio demostró que el 50% de los contagios se dieron de una madre al bebé. Convirtiendo al núcleo familiar cercano, en el principal agente de infección para el infante.

Leave a comment